15 junio

Call to action utilizando humor en Marketing

Humor y Marketing, una combinación explosiva

Hoy la cosa va de humor, aunque no pretendamos causar risas

Las marcas utilizan el humor como herramienta para impactar a su público con la lección bien aprendida: el humor genera reacciones espontáneas y no meditadas, inmediatas —si esperas que un mensaje te haga reír lo leerás antes que uno “serio”—, genera empatía, humaniza, favorece la retención, te diferencia de “los demás”.

Es un recurso muy útil, si se sabe utilizar bien, especialmente si se conjuga con una gestión eficaz en redes sociales, alcanzando a veces la tan deseada viralidad. En el mundo de la publicidad tenemos montones de buenos ejemplos, desde los mas complejos o reconocidos:

Humor en Marketing con anuncio Pepsi y Coca-cola

El legendario pique entre Coca-Cola y Pepsi

Anuncio que muestra el uso del humor en Marketing

¿Daría lástima hincar el diente a este pollo?

 

hasta otros “de andar por casa”, realizados por negocios o marcas locales:

Anuncio "Sea solo feo" que utiliza el humor en Marketing

Tal vez algun@ se haya “mosqueado”…

Este otro parece que no va exactamente dedicado a las esposas…

 

Aunque aquí viene el problema: ¿se sabe utilizar bien?

Cualquier mensaje que se deposite en la mente del consumidor, es un arma de doble filo: si el mensaje es el adecuado, el efecto también lo será; pero si no lo es, el efecto tampoco nos resultará provechoso. Y no hay manera de anticipar si se va a acertar sin tener los deberes bien hechos desde el punto de vista marketiniano.

Hay todo un elenco de riesgos, cuando hablamos de canalizar el Marketing a través del humor:

  • Que el tono de los ecos generados no encaje con la imagen que se aspira a dar
  • Que “el chiste” fagocite al mensaje y no se recuerde la marca
  • Que no se alcance el grado de hilaridad necesario para que deje un buen recuerdo en la mente del consumidor. Especialmente en un entorno social como el actual, en el que hay que competir con multitud de medios y plataformas dedicados exclusivamente a “hacer gracia”
  • Que caigamos en un tópico manido —a este respecto algo nos recordaban en Marketing Directo, “Los 10 estereotipos publicitarios que mas nos sacan de quicio“—.
  • Y así un largo etcétera

Y sí, son razones para andarse con precaución, al punto de que muchas marcas eluden el riesgo y deciden no planificar, racionalizar, optimizar, el uso del humor en sus campañas, sino que simplemente se decantan por no utilizarlo.

Sin embargo, estas empresas deberían plantearse la siguiente pregunta:

¿Qué es lo que pierdo al excluir totalmente el humor de mis campañas?

La respuesta está clara. De una parte, pierdes la oportunidad de aprovechar todas las ventajas de las que hablábamos antes. Y también pierdes la posibilidad de “refrescar” tu relación con tu cliente.

Los marketeros insistimos muchos en el engagement y lo comparamos con el amor, y esto no es enteramente cierto, aunque algún parecido sí que hay. Si nos ponemos a comparar, nos podríamos preguntar

¿Qué es lo que pasa para que no podamos sacar una sonrisa a nuestra pareja?

Algo estaría fallando, ¿no? Ese justamente debería ser el objetivo, hacer surgir o reavivar la llama. Y sí, el humor es una magnífica herramienta para hacerlo, tal vez la mejor, aunque para usarlo bien hay que poner los cinco sentidos y conocer muy bien a quien te diriges.

Hasta aquí el tema desde el punto de vista del B2C, “Business to Consumer”, donde resulta claro que el humor es un arma marketera que no conviene dejar en el cajón.

Si nos vamos a otro enfoque, el del B2B o “Business to Bussiness”, es diferente. No te diriges al gran público y las relaciones son más formales, de manera que el tono de la comunicación también tiende a serlo.

Y, sin embargo, también en este tipo de “relaciones” el humor tiene cabida: ¿O no tenéis much@s alguna muletilla o anécdota que utilizáis para romper el hielo, generar empatía y acercar posiciones en las serias exposiciones o presentaciones de producto a las que asistís? ¿Cuantas veces esos truquillos personales os han ayudado a acelerar el proceso o hasta a salvar un negocio?

El humor como herramienta también vale en el B2B, lo que cambian son los objetivos, los canales y los destinatarios; es tan solo cuestión de adaptarlo a la situación y racionalizar su uso en función de las circunstancias.

En conclusión: o los marketeros espabilan o seguirán dejando pasar la oportunidad de utilizar esta poderosa herramienta. El Social Media ha llegado como un “aire fresco”, pero cada vez se le van poniendo mas puertas al campo; normas, procedimientos, protocolos, que olvidan —o intentan enmascarar— que no valen nada si no se centran en 3 cosas:

  1. Conocer al cliente objetivo
  2. Acercarse al cliente pensando en él, y no tanto en cómo llegar a él, en el online y el offline
  3. Ofrecerle un servicio que valga la pena

AUTOR

Ignacio Conejo Moreno

Marketero por pasión y vocación, tras años en áreas de administración de empresas puedo dedicarme a lo que realmente me gusta. GastroMarketing, Marketing Deportivo, Curación de Contenidos y Social Media. Cuatro buenos palos.