3 enero

Propósito para el año un blog lleno de contenido

Un blog lleno de contenido para 2017

Tener un blog sin contenido, detenido en el tiempo, o con contenido desactualizado afecta a la buena imagen de la empresa para sus lectores o seguidores y hace perder oportunidades de negocio. No dejes que eso le ocurra a tu empresa.

Acaba de comenzar un nuevo año y es tiempo de balances y de propósitos. Cualquier empresa o autónomo revisa sus resultados y los compara con sus objetivos para ver qué tal ha “quedado el ejercicio”. Y así, plantea sus estrategias para el siguiente ejercicio para tratar de mejorarlos.

En el plano personal, quien más, quien menos se propone por enésima vez dejar de fumar, hacer deporte o aprender inglés. O cualquiera que sea su asignatura pendiente. La mayoría sabe que un año más volverán a quedar en el olvido pasadas las primeras semanas.

A veces esto mismo ocurre con los blogs. Se comienza a escribir y a publicar con mucho entusiasmo para, al cabo de unos meses (incluso semanas), dejarlo en el abandono. Hay varias causas, pero aquí están las principales:

  • No sabemos sobre qué escribir. El mayor porcentaje de gente que se atasca con un blog es por esta razón. Y no le ocurre solo a cualquier persona individual, sino también a las empresas.
    ¿Cuál es la causa? Muy sencillo: no se sabe sobre qué escribir porque no se ha diseñado una estrategia de contenidos. El diseño de la estrategia de contenidos es básico para la comunicación social de una marca.
    Como en cualquier otro área de la empresa, la existencia de una estrategia es fundamental, ya que sin ella no se puede lograr ningún fin. Así, los resultados positivos se obtendrán por azar, mientras que la probabilidad de conseguir resultados negativos se multiplica.
    Definir una estrategia no es una tarea que pueda realizarse sin un trabajo previo, que consiste en conocer el mercado, la clientela y la competencia, así como el propio negocio. Es decir, hay que saber qué ofrecer, dónde, y a quién. Solo una vez estudiado ésto es posible determinar qué hacer para conseguir que nuestro producto o servicio sea el elegido.
    Y el contenido es uno de los medios a través del cual llegar e impactar en los clientes, primero potenciales y luego reales. Del mismo modo que se hace para el negocio, en este caso se estudiará qué contenido prefieren los clientes, y qué les está ofreciendo la competencia para así poder determinar nuestra estrategia de contenidos a seguir.
  • Se desconoce el impacto del contenido con SEO para el posicionamiento en buscadores. Otra de las utilidades principales de un blog es mejorar el posicionamiento de la marca en buscadores, y esto se consigue por medio del SEO (Search Engine Optimisation). Por tanto, si el blog no se mantiene vivo, el contenido se redacta de cualquier modo, o si ni siquiera existe, estamos perdiendo de nuevo oportunidades (en realidad, multiplicadas porque también se pierde el posible impacto proveniente de las redes sociales), de que los buscadores encuentren nuestro contenido y lo muestren en los primeros resultados de búsqueda.
  • Presupuesto escaso. Cuando los presupuestos de la empresa son reducidos, una de las partidas que antes se eliminan es la de Marketing. Los profesionales de Marketing lo lamentamos profundamente, pero es una realidad que no podemos obviar.
    Esto, por supuesto, incluye el blog y a pesar de ser uno de los recursos más utilizados que forman parte de la estrategia de contenidos de una marca, es una pieza de la que se prescinde con mucha facilidad porque no se le encuentra utilidad. Y ciertamente es inútil si no le acompaña todo el ecosistema digital de la marca. Es decir, si se escribe por escribir, sin criterios o sin sentido, y no aporta algo interesante para los lectores reales o potenciales. Si no se difunde adecuadamente en las distintas redes sociales o en otros canales de comunicación de la empresa, no sirve de nada porque no tendrá visibilidad, ni generará visibilidad y engagement para la marca. Y estos son motivos de peso para mantenerla actividad.
  • Se espera un retorno inmediato de la inversión. Tanto la inversión en un blog como en redes sociales y en todo el ecosistema digital de la empresa es algo que produce resultados a medio y largo plazo por lo que los directivos que esperan resultados inmediatos a menudo se sienten decepcionados y consideran los recursos dedicados un coste (incluso irrecuperable), en lugar de una inversión.
    Conviene tener en cuenta que los resultados, al principio, suelen ser menos que directamente proporcionales al dinero invertido. Sin embargo un blog, enmarcado dentro de la estrategia de contenidos y la estrategia digital de la empresa, se convierte en un canal informativo, educativo o lúdico de la marca (entre otras varias posibilidades,) que aporta a la empresa visibilidad y capacidad de interacción con sus clientes potencias y reales.
  • Falta de tiempo para llevarlo al día. Algunos de los factores señalados anteriormente se producen porque muchos profesionales autónomos o empresas, sobre todo PYMES, se encargan ellos mismos de la alimentación del blog. A menudo creen que lo pueden hacer ellos mismos porque “— ¿Quién va a saber mejor que yo de mi negocio? Cualquiera puede escribir”. Además, porque piensan que así ahorran y pueden dedicar todos sus recursos para atender mejor a sus clientes.
    Sin embargo, la combinación de los anteriores factores unida a la falta de tiempo que el profesional o la empresa tienen que dedicar al corazón de su negocio, llevan a descuidar el blog o, finalmente, a su completo abandono.

En Marketing y Contenido queremos entonar nuestro mea culpa porque durante 2016 nos hemos dejado llevar por la última de las razones, ya que un día nos dijimos: “—Vamos a dedicar todo nuestro tiempo disponible a nuestros clientes. Ellos son lo primero, son nuestra razón de ser.” Y es verdad, los clientes son la razón de ser de cualquier negocio. Pero si una marca que vende contenido no produce sus propios contenidos, el resultado es lo que indicamos al principio: una imagen deteriorada y un desaprovechamiento de oportunidades que, antes o después, repercute directamente en el negocio e indirectamente en los clientes.

Así que comenzando el nuevo año hemos tomado una decisión ineludible: El blog de Marketing y Contenido vuelve a estar vivo y será actualizado periódicamente con nuevos artículos. Sabemos que las oportunidades que se pierden ya no se pueden recuperar, pero confiamos en que cada día surgen otras nuevas que esperamos compartir con vosotros.

AUTOR

Curiosa por naturaleza, aprendedora incansable. Más de media vida trabajando en Marketing, off y on, y poniendo en práctica día a día lo aprendido. Graduada en ADE y Diplomada en Empresariales. Fundadora de dos marcas dedicadas a la estrategia de Marketing digital y generación de contenidos.